ALACASÍN

La magia del clown

Ingredientes para una tarde de magia:

  • Una plaza, un parque, una calle, un teatro…
  • La risa de un niño o una niña, no importa el tamaño (si son más, mejor)
  • Una persona grande con ganas de jugar al escondite…
  • Una abuela pensando en hacer travesuras…

Y un baúl de color rojo, que haya navegado por algunos océanos

Con estos ingredientes ya podemos poner la cabeza en las nubes y empezar a soñar

Procedimiento (realizar siempre con mucha alegría):

Pone uno el baúl en medio de la plaza (o la calle o el teatro, no importa eso) y comienza a rebuscar en su interior, con muchísimo misterio.

Todas las personas con corazón de niño irán acercándose, poquito a poco, porque sentirán unas irresistibles ganas de saber cuál es el secreto que se esconde en el cofre.

Siempre, siempre se acercan

El misterio que esconde el baúl es para todas y todos y es un secreto tan, pero tan mágico, que va tejiendo lazos invisibles entre quienes se acercan a contemplarlo.