El espectáculo de El Cofre Mágico que inventa mundos de todos los tamaños

 

Érase una vez…

 

Estas tres simples palabras esconden una fuerza infinita.

 

Basta con decirlas con los ojos brillantes de misterio, delante de una multitud de pequeños corazones con ganas de vivir aventuras, para que se produzca la magia.

 

 

Eso es justo lo que hace Culumberto al abrir su baúl de los cuentos:

 

Da rienda suelta a las más disparatadas historias y los niños (y los no tan niños) ponen esa media sonrisa de quien sabe que algo muy emocionante está a punto de suceder.

 

Los personajes de los cuentos tienen vida propia, se revuelven y pican en la lengua y al final Culumberto no tiene más remedio que dejarles salir.

 

Así, en el interior del baúl se esconde el Romance de El Conde Sisebuto, que se arropó con la servilleta de su enamorada porque tenía mucho frío.

 

O una nueva versión de La Ratita, mucho más acorde y justa (y mucho más divertida).

 

Y puede que aparezca por allí un espantapájaros generoso, que enseñará a los niños el hermoso mensaje de lo que significa compartir.

 

O tal vez el baúl haga un poco de magia e inspire a todos y todas para crear una historia compartida…

 

¡Con los cuentos y la imaginación nunca se sabe!

 

Para urdir las tramas de los cuentos, Culumberto se sirve del mágico poder de las palabras y se pone al servicio de los personajes, dotándoles de su mirada clownesca y creativa, traviesa y a la vez llena de ternura.

 

 

Se necesita un mínimo espacio para depositar el cofre y unas máximas ganas de vivir aventuras.

 

Todos los personajes caben en un bolsillo, por lo que puedes llevártelos a casa y disfrutar con ellos siempre que tu imaginación lo necesite.

 

Cuenteando es un espectáculo pensado para que niños y mayores compartan el momento mágico que supone escuchar un cuento, sin televisor ni otros cachivaches, disfrutando únicamente de las palabras y su misterioso hechizo.
Se necesita un mínimo espacio para depositar el cofre y unas máximas ganas de vivir aventuras.